Desarrollos para adultos mayores


Desarrollos para adultos mayores

30/11/2012
http://arq.clarin.com
POR INÉS ÁLVAREZ ialvarez@clarin.com
Cuáles son las características de estos emprendimientos inmobiliarios. Las claves para saber cómo invertir. Las diferencias con los modelos norteamericanos y europeos.

EMPRENDIMIENTOS PARA ADULTOS MAYORES. El barrio Antares está ubicado a metros del Centro Médico de Nordelta.
EMPRENDIMIENTOS PARA ADULTOS MAYORES. El barrio Antares está ubicado a metros del Centro Médico de Nordelta.
Los emprendimientos inmobiliarios destinados a cubrir las necesidades de la tercera edad están comenzando a desarrollarse en la Argentina, luego de años de éxito en Norteamérica y Europa. Según datos relevados durante el Taller de Desarrollos Inmobiliarios orientados a los Adultos Mayores organizado por la Cámara Inmobiliaria Argentina, en los próximos años el de las viviendas para las personas que superan los 65 años será uno de los segmentos que más crecerá, en vista del aumento de la expectativa de vida.

Dentro del segmento existen diferentes tipos de emprendimientos, entre los que predominan las viviendas asistidas y los senior living centers . Ambas variantes admiten la posibilidad de que una empresa distinta de la desarrolladora se haga cargo de la operatoria, como sucede con los condo–hoteles.

Las viviendas asistidas son edificios de departamentos que incluyen el alquiler de una unidad en el costo de los servicios vinculados al cuidado de la salud.

Es el caso de Edificio Manantial, ubicado en el barrio de Núñez, el cual cuenta con 71 departamentos, gimnasio y consultorio médico, entre otros amenities. Para Fernando Shalom, director de Grupo Manantial, esta es la principal diferencia con los emprendimientos tipo senior living, en tanto el acento está puesto en la calidad del servicio más que en las condiciones de contratación de la vivienda. “Nosotros nos centramos en dar un servicio integral, que incluye el alquiler de un departamento”, resume. La contratación de este tipo de inmuebles se realiza por mes, sin límite de tiempo, y puede hasta triplicar los valores de un geriátrico tradicional, que ronda los 6.000 pesos.

Antares, el primer barrio privado pensado para adultos mayores activos es un ejemplo de desarrollo senior living . El complejo, ubicado en Nordelta, constará de seis edificios de cinco pisos, de los cuales tres ya están construidos y en etapa de comercialización. Cada uno cuenta con alrededor de 50 unidades de 2 y 3 ambientes, con acceso a un Health Center con sauna, pileta cubierta climatizada, gimnasio, consultorios médicos, sala de primeros auxilios las 24 horas y sala de enfermeras. Mario Taboada, de la inmobiliaria Tizado, explica que “el perfil de gente que ha comprado es de personas de entre 40 y 50 años que lo eligen para sus padres y algunos incluso con la idea de renta”. Las unidades se empezaron a comercializar hace un año a un valor por metro cuadrado que ronda a los 2.500 dólares.

Mario Gómez, director de Le Bleu, explica que en la Argentina “hay mucha demanda de obras para la tercera edad”. Pero advierte que si bien la experiencia europea es atractiva, “no podemos copiar exactamente el modelo. Hay que tener en cuenta los aspectos culturales, como el hecho de que aquí son los hijos los que deciden por sus padres, mientras que los europeos planean sus condiciones de retiro desde la mediana edad”. Desde 2002, el arquitecto Roberto Lapuyade investiga la problemática gerontológica vinculada a la arquitectura. El especialista señala algunos aspectos a tener en cuenta en la construcción de este tipo de desarrollos. “Para aquellos que tienen pleno dominio de su cuerpo pero que muestran las dificultades propias de su edad, se hacen viviendas que contemplen la falta de equilibrio y fragilidad ósea. Los enchufes eléctricos tienen que estar a la altura de la mano, hay que evitar las perillas o manivelas que requieren movimientos de muñeca (por la artrosis o reumatismo) y las camas tiene que ser altas como en los hospitales”. Además, es recomendable que la vivienda tenga poca superficie. Según Lapuyade, los costos de construcción entre una vivienda tradicional y una para adultos “son equivalentes. La vivienda para ancianos es más pequeña pero exige construcción de calidad y algunos detalles de equipamiento que actualmente sólo están en algunas viviendas de lujo. Especialmente en el área de cocina”.