Microcentro Peatonal


En obra, el microcentro porteño consolida su perfil peatonal

POR SILVIA GÓMEZ

Nivelan calles y veredas en San Martín, Sarmiento, 25 de Mayo y Marcelo T. de Alvear, como ya hicieron en Reconquista. También trabajan en Florida. Es parte de un plan que se terminará en 2015.

www.clarin.com

16/02/13
La avenida 9 de Julio, con la construcción del Metrobús, y el Bajo, con la extensión del subte E, no son las únicas zonas imposibles de transitar. A estas obras se suman otras que hacen muy complicado moverse por el Centro de la Ciudad. En estos días el Gobierno porteño trabaja en la nivelación de las calzadas en las calles Marcelo T. de Alvear y en 25 de Mayo. El plan –cuyas obras se completarán en 2015– apunta a desalentar el uso de los autos particulares y priorizar al peatón.
Se estima que en un radio de 100 manzanas, las que ocupa el Area Central –que está delimitada por las avenidas Alem, Santa Fe, Carlos Pellegrini y Avenida de Mayo– se mueven un millón de personas por día. Sin dudas, el punto del país en el que mayor cantidad de gente convive. Por eso las obras, tanto como los contratiempos que generan, son muy visibles. El plan para esta zona, impulsado desde la Subsecretaría de Transporte porteño, arrancó en 2012 y continuará dos años más, con un costo de $ 250 millones.
Actualmente hay al menos ocho obras en curso: son Marcelo T. de Alvear, 25 de Mayo, San Martín, Bartolomé Mitre, Sarmiento, Pasaje Rojas, Reconquista y Florida. Todas con diferentes grados de intervención, ya que cuando finalicen los trabajos algunas tendrán prioridad peatonal y otras serán con tránsito pasante. Las únicas dos peatonales al 100% seguirán siendo Florida (construida en 1971) y Lavalle.
En Marcelo T. de Alvear los trabajos arrancaron en noviembre y se prevé que terminen en mayo. La calle estará nivelada con las veredas, tendrá ciclovía, sólo un carril para la circulación de autos y dársenas para carga y descarga. La misma tipología tendrán San Martín y Sarmiento, cuyos trabajos concluirán en mayo y junio respectivamente. Mientras que Rojas y Bartolomé Mitre también serán de tránsito pasante, pero sin ciclovía. En éstas los trabajos terminarán en marzo y mayo.
“La idea es generar diferentes opciones de movilidad, intensificando el uso del transporte público –por eso el Metrobús es vital en este proyecto– y desalentando el ingreso de autos particulares”, explicó Guillermo Dietrich, subsecretario de Transporte. El Metrobús sobre 9 de Julio quitaría cuatro líneas de colectivos que hoy transitan por Esmeralda y Maipú.
En cuanto a las calles que serán con prioridad peatón (como lo es Reconquista), se trabaja actualmente en Suipacha –donde el hotel Alvear aportó el dinero para acelerar las obras entre Santa Fe y Marcelo T. de Alvear– y 25 de Mayo.
También quitarán cartelería que sobresale sobre las veredas, se eliminará el cableado aéreo y habrá una puesta en valor de fachadas de edificios con importante valor patrimonial (ver Recuperan...).
Uno de los puntos más conflictivos para los peatones es Florida. En este momento trabajan, en diferentes tramos, en la construcción de un conducto central para colocar allí todas las cañerías de las empresas de servicios. De esta manera evitarán, en el futuro, que rompan la peatonal para hacer reparaciones. “Tenía que hacer trámites en pleno Centro y no sabía que me iba a encontrar con semejante caos, porque todo el mundo habla del Metrobús, pero Florida es también imposible de transitar. Por el momento sólo hay lugar para que pase un peatón, con suerte dos. Las obras ocupan casi todo el ancho de la calle”, se quejó ayer una vecina de Parque Chas, a la altura de Florida y Bartolomé Mitre.
Además se suma el mantenimiento de avenidas, como en Roque Sáenz Peña, donde están recuperando columnas de alumbrado históricas, las clásicas farolas hispanas, y renovando luminarias viales. Lo mismo pasa en la avenida Santa Fe, entre Carlos Pellegrini y Plaza San Martín, y en Córdoba.
A pie, en auto, en colectivo y aún en subte (con el cierre de la Línea A) el Centro porteño no tuvo este verano la calma de otros años.